.
.

12 junio 2009

Propina no incluida

por Ivanius

Acababa de recibir el primer trago “serio” de la noche en mi bar favorito. En el centro de la barra había, como otras veces, un plato colmado de botana, una cajetilla de cigarros, y una hoja arrancada de mi libreta. Miles de historias a la espera de tinta.

Como los demás se hacían esperar, ya tenía dos cervezas entre pecho y espalda en menos de una hora, pero no parecía suficiente, así que Charly me trajo mi Gibson, helado a la perfección, con dos cebollitas. Sublime.

Un ligero toque en mi hombro me sorprendió con el amargo sabor aún en la boca, pero ahogué decentemente la palabrota que ardía en mi lengua cuando encontré sus ojos. “¿Puedo sentarme aquí?” Sin esperar respuesta (y qué bueno, porque no iba a dársela), se deslizó a mi lado.

Lo primero que percibí fue su perfume. Después, me dejé llevar a medias por la conversación, porque estaba escribiendo, pero no pareció molestarle. Dijo que me había visto varias veces, siempre acompañado o enfrascado en un libro. Además de ser "cliente frecuente", compartía también mi afición por las letras, aunque se dedicaba a vender, no a escribir. Me sorprendió no haber reconocido su rostro, pero siempre he sido un tipo bastante distraído.

Luego, su risa. Ronca, radiactiva como la kryptonita que se empeñaba en beber más con la lengua que con los labios, igual que un gato. “Así no se calienta; a ti también te gustan las bebidas frías, ¿verdad?”.

Para entonces las bebidas y el frío eran lo más alejado de mi mente. Obligado a responder, primero balbuceando y después con pasmosa y creciente audacia, me sorprendí a mí mismo hablándole... de todo un poco. Me di cuenta de su cultura porque supo rastrear y contestar mis frases más escogidas; resultó que antes de vender los libros y enciclopedias que ofrecía, los leía despacio y de cabo a rabo.

Cuando se levantó para ir al baño me quedé imaginando mil cosas. Traté de encontrar explicación al miedo y la ansiedad, pero me rendí. Qué diablos, todo puede pasar. Entonces descubrí a los demás sentados en el rincón, ante una mesa esquinera. No se acercaron, respetando nuestro código, pero desde luego me enviaron un brindis burlón con sus vasos.

Mientras encendía mi cigarro, Charly se acercó de nuevo desde el otro lado de la barra, pero no traía una copa. Me dijo que me estaban esperando en el pasillo, y que la cuenta ya estaba pagada. Nada más.

Lo que pasó después creo que no se lo imaginan. Por eso escribo hoy estas líneas, recordando mi asombro cuando, al darme su tarjeta, descubrí que ella en realidad se llamaba Mario.

Eso sí: después de las carcajadas, le compré un diccionario. De tapas verdes, como la kryptonita.

"Propina no incluida" Cuento por Ivanius. Texto: © Chanchopensante.com. Imagen: Wikimedia Commons.

34 comentarios:

Sonia. dijo...

Jajaja a puesto a que dejo de ser el bar favorito por un buen rato!

Muy bueno Ivanius.

Un besote por tu debut!

Paloma Zubieta López dijo...

Primero que nada, enhorabuena por su inicio en este espacio, al que seguimos la pista con interés. Impresionante el giro, don Ivanius, porque al leerlo me he quedado con la misma impresión que si me hubiese tocado la tarjetita de Mario. ¿Cómo le hizo para transformarse de Chancho en Escribidor así de rápido? ¡Aplausos y que siga la conmoción! Muchos besos madrugadores.

el7palabras dijo...

Yeah camarada.
Con hache, sin acento ni signo; de golpe como el que sentiste cuando viste que se llamaba Mario.
Según esto escribes cuento, pero no; tú y yo sabemos que tiene más que un toque de realidad.
Nomás que mejor.
Aumentada.
Sublimada.

Chingá, felicidades deveras, y acá nos vemos.

Javi dijo...

Un gran relato, con dosis de un humor tan real como la vida misma, y es que nunca sabes donde vas a encontrar algo que te sorprenda. Muy bien llevado, enhorabuena, he disfrutado con su lectura, espero que tu tambien disfrutaras al final. Un abrazo

Fairest Creature dijo...

Jesús mil veces: se llamaba Mario. Argh, siempre quise que me pasara algo así, con mi gusto por los trannies, de modo que quedé intrigada con la historia del pasillo pa'delante. =D

Le mando mis felicitaciones por su primera entrega. No sólo es buena por sí misma, sino que deja la promesa de sus letras venideras sembrada en este espacio. Lo seguiré con rigor.

Abrazo. Y saludos al resto de los escribidores.

Y, por piedad, alguien quite la palabra verificadora. No es del dios.

Jolie dijo...

jaja hay que poner atención, en un bar todo es posible, vaya que hasta el mismo diablo se aparece y te paga la cuenta de improviso y si te vas a un cafe de la sirenita la proxima vez, ahi no venden bebidas fuertes al menos no para alterar la vision, el semblante o la condición y justo la sirenita ya da por sentado que sabe que ella no tiene pezones.


ufff

voy por un cafe

Mara Jiménez dijo...

Mi querido Ivanius: Y yo que creía que todo iba a terminar OK, sólo porque habían podido hablar "de todo un poco", no cabe duda que el egocentrismo también es imaginativo. Esperemos que esta nueva táctica de ventas de Mario le funcione, y que el susto de nuestro incauto protagonista le sirva para llevar una lámina anatómica de bolsillo que le permita hacer comprativos, jajajajaja.
Como siempre, la calidad de tus letras, impecable, y muy cercana a mi espíritu. Felicidades por tu debut como Escribidor, nos llemos, y nos vemos, y nos contamos.
BESOS GRANDES.

marichuy dijo...

Ivanius

Estoy en mi casa medio enferma, lo que tiene la ventaja de poder bloguear. Tu historia me ha encantó, provocándome una genuina carcajada -que me trajo de nuevo la punzada a mi cabeza, pero no importa, con otro expresso se me quita.

Además de lo bien escrita que está, me gustó que el narrador no fuera seducido por la deslumbrante apariencia de "ella", sino por sus palabras y su inteligencia. Eso habla bien del narrador... de ambos, en realidad.

Saludos y felicidades pro tu primer escrito aquí

Un Hombre mirando al SudOeste dijo...

Divertida...
Logro esbozar una sonrisa en mi mañana otoñal...

Me agradan los cuentos cortos, en donde todo puede pasar y los giros bruscos me dejan queriendo mas...

Son como unas de esas rapiditas mañaneras!!! Guardando las proporciones...

Abrazos

Doctor Gurma dijo...

Concuerdo con Marichuy, celebro que al protagonista le haya seducido la charla, no la vista. El ritmo es de lo mejor y hay atención en los detalles útiles para ambientar y darle forma a la historia
Gracias por tan buen cuento!

Pelusa dijo...

Don:
Me encanto el ambiente del bar. No suelo frecuentar bares y, sin embargo, me vi levantando mi copa desde la esquina entre risas picaras. Pude imaginar la cara del protagonista con su tarjetita en la mano...
En las apariencias nunca se ha podido confiar, ahora ya no valen ni las corazonadas y la buena vibra! jaja
Muy bueno, querido Ivanius. Toda una revelacion.
Besos y felicitaciones!

Mafalda dijo...

...


Auchh, cómo extraño los bares o cafeterías escondidas, donde se podía fumar. Esta méndiga ley anti-tabaco le ha restado a los solitarios como tu personaje y tu servidora, la oportunidad de impregnar las letras de aros brumosos; al aire libre a veces me distraigo.

"Los demás" ¿son conocidos de él? Al inicio de la narración entendí que él los esperaba; entonces, ¿podrían tener un nombre? como: amigos, talleristas,etc.
Mmm, no sé, mejor que él no espere a nadie y queda perfecto. Y los demás se verían como eso, como los demás.

Me gusto lo inesperado, me gusto el hombre que no se va encima al primer estímulo jejeje.

Me gusto el cuento...

Besitos...

Mafalda

Ana dijo...

Hola Ivanius!
en primer lugar permitame felicitarlo por su primer entrada, enhorabuena y exito para ud y todos los participantes de este espacio...
de su relato que puedo decir, no soy escritora... pero me encanta leer y más cuando lo que leo tiene toda mi atención desde el principio hasta el final...
un final inesperado por cierto...
un abrazo
=D

la MaLquEridA dijo...

Vóitelas con Mario,jajaja


Bien,así me gustan los cuentos,rapiditos para que mi mente volátil entienda,jajaja


Sabías que estaba esperando con mucho interés que escribieras?
y que no me ha decepcionado?

Bien por ti Ivanius,
Felicidades escribidor.

MeLyCaOs dijo...

VENTANA SOBRE UNA MUJER

Esa mujer es una casa secreta.
En sus rincones, guarda voces y esconde fantasmas.
En las noches de invierno, humea
Quien en ella entra, dicen, nunca más sale.
Yo atravieso el hondo foso que la rodea. En esa casa seré habitado.
En ella me espera el vino que me beberá. Muy suavemente golpeo a la puerta, y espero.

Eduardo Galeano

Era una mujer... qué más dan las formalidades anatómicas...

MauVenom dijo...

Me uno al grupo de los que están encantados por el hecho de que tu personaje se haya visto seducido por la conversación más que por el físico

lo que habrá sucedido después del pasillo entonces es una incógnita pues la calidad de conversación no cambia dentro del nuevo marco

pero lo mejor es que le haya comprado un diccionario.

Historias que suceden.

Un abrazo. Bienvenido.

Anónimo dijo...

Me recordo mucho esta bella balada:

http://www.youtube.com/watch?v=QrA1Bv7F44c

LicCARPILAGO dijo...

buen inicio en este rincon del cibermundo mi estimado Ivanius.

las buenas letras convertidas en palabras siempre seducen, no importa de donde vengan, Mario lo sabe bien.

Canalla dijo...

Me llevaste hasta un pub londinense de principios de los 80, donde todo era posible. Un andrógino ilustrado como Bowie, y atractivo como Cheer.
Felicidades, y un fuerte abrazo.

GA dijo...

Esto ademas de agradable me es raro porque me recordó uno de mis trabajos, hace algunos años trabajé en venta de enciclopedias. Por desgracia, no eran de muy buena calidad.
Recordé algunas anécdotas que en este momento me ayudan a mejorar mi estado de ánimo. Gracias Ivanius!

Qbi dijo...

Felicitaciones por vuestro proyecto!! llegué a este blog por el de una amiga Bloguera. lo hacen bien.

Por lo menos la tarjeta fue "antes..."

jaja

saludos

Ivanius dijo...

Gracias a todos por comentar; especialmente a los escribidores, a las fotografistas y a su público visitante, bienvenidos todos. Para mis siempre queridos vecinos de la Granja, ya inventaré algo. Por ahora, un abrazo. ¡Seguimos adelante!

Sonia: Habría que preguntarle al barman si los ha visto otra vez. Beso de vuelta.

Paloma: Girar es fácil. Sobre todo si la silla tiene rueditas. Gracias por madrugar por acá.

Párdner in chanch 7p: "Toque" es la palabra clave de los efectos especiales. Gracias por pasar. Je.

Javi: La risa siempre es buena para disfrutar un punto final. Gracias por acudir a la sorpresa.

Férest: Las historias de pasillo no llevan a ninguna parte. Y el cuento tenía que terminar en algo. :D

Jolie: Creo que a mí también me hace falta un café, para combatir las alucinaciones.

Ups. Demasiado tarde. El chamuco tiene pobre sentido del humor, y peor timing. Lo mejor es tomar distancia.

Mara: No sé de qué hablas, pero tu comentario me ha hecho reír mucho. :)

Marichuy: Tómese una aspirina, dos carcajadas y un post de viernes. Gracias; la media luz y el buen oído son siempre benéficos para los personajes distraídos. Y los elogios, para sus autores. De los personajes, y de los comentarios.

SOM: Cierto, reír en viernes es CASI lo mejor para empezar el día. Gracias, bienvenido.

Doctor Gurma: Gracias también. La letra no es nada sin lectores.

Doña Pelusa: Un mojito, seguramente. Las apariencias más simples engañan, pero a veces alcanzan para contar un cuento. O dos. Besos.

Mafalda: A veces se puede fumar un poco (antes de llegar a las letras, claro). "Los demás" importan porque... tal vez alguno de ellos fue quien contó este cuento. Gracias.

Ana: ¡Hola! Me alegra que le haya gustado; esperamos verla seguido por aquí. Bienvenida.

Malquerida: Muchas gracias, de veras. No prometo seguir así... prometo intentarlo.

:)

MeLyCaOs: Me gustó mucho el poema... pero lo de "formalidades anatómicas" me arrancó la carcajada. Gracias.

MV: Un diccionario nunca sobra. Aunque no tenga mucha continuidad, enriquece el vocabulario para seguir hablando... o escribiendo. Un abrazo, y gracias por la invitación. Aquí seguiremos.

Lic.: Gracias; ahora el escribidor también lo sabe.

Canalla: Casi. Yo pensaba más en Annie Lennox, porque como en el cuento, no es lo que parece ser... sino un poco más. Tal vez.

Ga: El protagonista hubiera agradecido la competencia. Mario tal vez no. Gracias a usted por estar.

Qbi: Claro, porque sin tarjeta no habría cuento. :) Gracias.

Luisz dijo...

Este relato sí me ha gustado. Suave al principio y burdo al final, digno del género 'coitus brutus'. Buen inicio de proyecto. Volveré, eso es seguro.

Aaaah, pero no todo podía ser tan perfecto, se adivinaba que algo iba a pasar. Interesante.


Saludos.

Mario dijo...

Quiero hacer una corrección. La tarjeta se la dí al momento mismo de sentarme a su lado. La leyó, me miró y sonrió y la metió en su bolsillo. Poco después le vendí dos enciclopedias, y el resto, como dicen, es historia (revisionista, en su caso, pero lo hecho, hecho está.)

Mario.

W dijo...

No me imagino qué reacción tendría yo ante una situación así...

¿Ojos de espanto?

¿Risa incontrolable?

¿Cara de "poker"?

Me encantó que tu personaje lo tomara por el lado ligero...

Edgar dijo...

Anécdota o relato, lo que fuese es muy bueno. Sin embargo el punto es, la búsqueda del amor, cada quien le hace su luchita... jajaja, algunos con encuentros cercanos del tercer tipo: "...yo me sentía muy galán; y todo era felicidad; hasta que ella me dijo, mi nombre es Juan...".

jota pe dijo...

-- que tal el diccionario tambien gratis? jojojo! realmente chistoso

7 words 7 dijo...

I thank you for sharing your talent.

Ivanius dijo...

Luisz: Saludos para usté, ya nos leeremos.

W: Para eso son personajes.

Edgar: Lo mejor es encontrar el buen humor.

jota pe: Habría sido un exceso, ¿no crees?

Mr.7w7: Same here, pal. See you next time.

mariposasalvuelo dijo...

Divertido, bien contado y con un final que sorprende. Me encantó la parte de :
"Luego, su risa. Ronca, radiactiva como la kryptonita que se empeñaba en beber más con la lengua que con los labios, igual que un gato. “Así no se calienta; a ti también te gustan las bebidas frías, ¿verdad?”."
Muy sugerente y sensual...lástima Margarito,jejeje. O quién sabe, todo puede ser aprovechado.
Muy buena Iván. Es un gusto en serio, que por ti, haya yo llegado a conocer a todos estos literaturos y agregados tan buenos y con tan buenos blogs. Creo que es un magnífico momento para agradecerte.
Un gran abrazo y felicidades, por fin se me hace poder leerte.

Ivanius dijo...

Mariposa: Me alegra que te guste, y más agradezco lo que dices. Ya sabes el camino; bienvenida siempre.

Ixtlapale dijo...

jajaja bien; como bien ya dijiste todo es posible en esta vida. Me gustó el relato digo es algo duro de pasar pero lo que me gustó es que es diferente.

Gustavo Puntila dijo...

Sr Ivanius, deliciosa la historia como un Gibson.

El final, completamente increíble, como la sensación conservada del perfume sabiendo que ella es Mario.

Abrazo!

Ivanius dijo...

Ixtlapale: Gracias; la risa lo hace diferente.

Sr. Gustavo Puntila: Lo que mejor se conserva es la alegría. Los Gibsons hay que prepararlos cada vez. Saludos.